Mi reino.

Tú,

yo,

suspendidos

sobre tacones de alto voltaje,

vértigos verticales

y amaneceres nocturnos,

colgando de abrazos enmarañados

y besos tortuosos

a los que intentas llegar

sabiendo

que jamás

conquistarás

mi reino.

Deva