Nos quisimos tanto que…

Nos quisimos tanto que,

no nos dimos cuenta,

del día que nos empezamos a perdernos.

Y a coger caminos diferentes.

Y a separar nuestras manos.

Y a dormir separados.

Y a dejarnos de besar.

Y a no podernos mirarnos a los ojos.

Y a dejar de charlar abiertamente.

Nos quisimos tanto,

que perdimos,

nuestras migas de pan,

en el regreso a casa:
Simplemente.

Nos

.

.

.

Q

U

I

S

I

M

O

S


Deva