Sin balas.

Gasté toda mi munición

en ti,

y ahora,

no me quedan balas,

con las que disparar,

ni escudo,

con el que,

defenderme.

Deva

Anuncios

Nos quisimos tanto que…

Nos quisimos tanto que,

no nos dimos cuenta,

del día que nos empezamos a perdernos.

Y a coger caminos diferentes.

Y a separar nuestras manos.

Y a dormir separados.

Y a dejarnos de besar.

Y a no podernos mirarnos a los ojos.

Y a dejar de charlar abiertamente.

Nos quisimos tanto,

que perdimos,

nuestras migas de pan,

en el regreso a casa:
Simplemente.

Nos

.

.

.

Q

U

I

S

I

M

O

S


Deva