Domingo de fotografía. [2]

En las aguas que un día lanzamos nuestras promesas,

hoy sólo queda lodo.

Anuncios

Notas de Jazz

Deslizaste,

por el hueco de la apertura

de mi larga falda,

tus ágiles dedos.

Y empezaste a escribir,

en la piel,

de mi muslo,

las palabras más bellas

jamás escritas,

sobre mi epidermis,

erizando cada diminuto vello.

Y sólo pude mirarte,

acariciar tu cara,

de niño travieso,

y seguir escuchando,

aquellas,

incongruentes

notas

de

Jazz.

Deva