Me declaro, inocente.

Me declaro inocente,

de enredar mis dedos entre tu pelo.

Inocente,

de decirte palabras subidas de tono, no aptas para todos los oídos.

Inocente,

de acariciarte donde nadie más llega.

Inocente,

de recitarte versos inconexos mientras nuestras lenguas tartamudean entre besos.

Inocente,

de mojarte el alma entre susurros.

Inocente,

de devorarte como el mejor plato del mundo.

Inocecente,

de sacar tu verdadero yo.

Me declaro inocente,

de desearte.

Me declaro inocente.

Ahora,

y,

siempre.

img_5099

Deva.

Inúndame

Inúndame de abrazos,
de los que te cortan la respiración.
Inúndame de besos,
de los que te destrozan los labios.
Inúndame de caricias,
de las que recorren hasta el último milímetro de piel.
Inúndame de palabras,
de las que te embriagan.
Inúndame de hechos.
De los cotidianos.
De los inusuales.
De los prohibidos.
Inundame de ti.
A mí.
Hasta.
Desbordarme.

img_4763

Deva.