Notas de Jazz

Deslizaste,

por el hueco de la apertura

de mi larga falda,

tus ágiles dedos.

Y empezaste a escribir,

en la piel,

de mi muslo,

las palabras más bellas

jamás escritas,

sobre mi epidermis,

erizando cada diminuto vello.

Y sólo pude mirarte,

acariciar tu cara,

de niño travieso,

y seguir escuchando,

aquellas,

incongruentes

notas

de

Jazz.

Deva

Anuncios

Ese instante.

La vida

es ese instante

que pasa,

entre

tus caricias

y

tus besos.

Presagiando,

tormentas perfectas,

cargadas de,

lluvias torrenciales

y

granizos,

entre

nuestros

cuerpos.

Me declaro, inocente.

Me declaro inocente,

de enredar mis dedos entre tu pelo.

Inocente,

de decirte palabras subidas de tono, no aptas para todos los oídos.

Inocente,

de acariciarte donde nadie más llega.

Inocente,

de recitarte versos inconexos mientras nuestras lenguas tartamudean entre besos.

Inocente,

de mojarte el alma entre susurros.

Inocente,

de devorarte como el mejor plato del mundo.

Inocecente,

de sacar tu verdadero yo.

Me declaro inocente,

de desearte.

Me declaro inocente.

Ahora,

y,

siempre.

img_5099

Deva.