Acordes desafinados.

Vomité notas tocadas en tu piano,
sonidos que podría teclear con los ojos cerrados.
Millones de acordes que salieron de mi garganta desafinandos.
Sordos.
Agónicos.
Nostálgicos.
Recuerdo a la perfección el tacto de las teclas.
Memoricé el sonido de cada una de ellas, podría tocar miles de melodías sin saber música.
Sentada en el taburete.
Sintiento su piel bajo mis muslos desnudos.
Todavía recuerdo cuando era capaz de corregirte tus fallos al piano,
y me decías que tenía un oído musical prodigioso desaprovechado.
O cuando ibamos a conciertos y por cada error que escuchaba te tocaba en la rodilla,
Y me sonreías y me susurrabas que era un genio.
No sé si lo era.
Sólo se que se quedó olvidado.
Guardado con llave.
Bajo billones de cerraduras.
Oculto.
Olvidado en un rincón de mi cerebro.
Precintado.
Bajo contraseña
Esperando, que un día, pueda ser desbloqueado.

image

Deva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s