Cicatrices queloides.

Me alejé de ti mientras veía un nuevo amanecer.
Salí corriendo a la velocidad de la luz.
Sin mirar atrás.
Y aun así, fuiste capaz de alcanzarme.
De hacerme tropezar.
De caer una y otra vez en tus redes.
Podridas.
Rotas.
Redes que me amarraban a ti como tentáculos.
Succionándome la vida lentamente.
Eras el pescador furtivo.
Cazador de sentimientos.
Asesino de inocencia.
Y yo, cirujana a tiempo completo de mi corazón.
Suturando los mismo pedazos cada día,
hasta hacer cicatrices queloides.
De esas que te rozan y duelen.
De esas que no vuelven a cicatrizar bien.
De las que sólo quedan texturas con relieves.
De las que ni el mejor cirujano del mundo puede arreglar.
Y quedan marcadas a fuego.
En mi piel.
Eternamente.
Recordándote.

image

Deva

Anuncios

One thought on “Cicatrices queloides.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s