Decepciones

El post de hoy surge a través de algo que leí por Twitter que decía algo tal que así:

“No somos personas frías por falta de sentimientos, sino por abundancia de decepciones”

“Abundancia de decepciones” creo que se queda corto para explicar esto.

¿Se puede llegar al limite de las decepciones?

Personalmente, creo que sí. Creo que incluso se puede rebasar ese límite y traspasarlo.

¿Qué es lo que pasa cuando has llegado a este punto?

En mi caso me he convertido en un ente con tal capa de resistencia casi imposible de destruir.

Solamente, de vez en cuando, yo sola, me doy pequeños placeres y caprichos en los que me toco un poquito en lo más profundo para simplemente sentir que sigo ahí.

Da igual si la gente de tu alrededor te sigue decepcionando porque ya no sientes nada, todo el daño te rebota, te rebota hasta el punto de no sentir.

La última decepción que tuve fue mi culmen de las decepciones, la más enorme de todas, la que me ha llevado donde ahora mismo me encuentro en este preciso instante de mi vida.

Para mí, las decepciones o te hacen más fuerte y escalas por encima de ellas para sobreponerte o te arrastran a un pozo sin fondo.

Así que, ahí estoy, en lo alto de la montaña, a la que he ascendido, fría, estructurada, controlada, calculando cada paso y cada movimiento, observando y analizando.

Con mil capas de decepciones cubriéndome por completo y pequeños retazos internos de lo que soy de verdad.

img_2270

 

Deva

 

 

 

 

Anuncios

One thought on “Decepciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s